.

.

Tu defensa en mis manos.